Ni 40, ni 50, ni ná de ná

Ni 40, ni 50, ni ná de ná

Pues no, no estoy de acuerdo. En absoluto. No puedo compartir esa opinión de que cumplir años te hace más tal o cual. ¡Mentira! ¡Es falso! Otro mito más. Y en especial el tan manido de los 40.

Estos días estoy viendo como algunos de mis contactos en redes sociales (unos amigos y otros conocidos) publican artículos referentes a cómo te transforma el hecho de cumplir años. ¡Sí hombre/mujer, sí! Esos post de blogs súper mega cuquis que te dicen que cuando cumples 40 años (por ejemplo) eres más alto, más inteligente, más guay y más listo que el resto de los seres humanos que cohabitamos contigo. Pues “perdona bonita, pero Lucas me quería a mí…

¿De verdad pensamos que eso es así? ¿En serio somos capaces de esperar que el mero hecho de pasar de una cifra nos convierta en seres adorables y de infinita inteligencia? Yo me pregunto, de verdad… ¿y cuándo ocurre esto? ¿Cuando soplamos las velas de la tarta y pedimos un deseo? ¿Nos cae de repente un saco de sabiduría y sentido común (todo el que no tuvimos anteriormente) de golpe? ¡Coñe, pues eso debe doler! ¿O acaso es que nos acostamos siendo nosotros y a la mañana siguiente nos levantamos convertidos en un ser de luz que va a guiar al mundo hacia la felicidad? Tal vez sea como el ratoncito Pérez: al levantarnos descubrimos debajo de la almohada un saquito de tela con unas judías mágicas que, al plantarlas crece de repente un arbusto que nos da “ipso facto” sus frutos, y al comerlos nos inunda interiormente de bondad, nos viene el éxito rodando por las escaleras y nos arrolla dejándonos aplastados de euforia y satisfacción.

Y ¿por qué a los 30/40/50…? ¿No podría ser a los 37 que me mola el numerito? ¿O a los 35/45 que tiene una rima más soez pero más divertida? Por poner, podría ser incluso a los 37 y medio que está a mitad de camino entre el 35 y el 40 y además tiene decimales, que también tienen derecho a ser protagonistas, ¿no?

 A ver. Que todo esto está muy bien. Que está claro que hay que ser optimistas y tener una postura positiva de cara a la vida. Y que si esto ayuda a que las anteriormente exageradas y abundantes crisis de los 30/40/50 … sean menos, pues oye, bienvenidos sean. Lo que vengo a exponer es que no dependemos de cumplir más o menos años para ser de tal o cual forma. ¡No! Conozco mucha gente de diversas edades y cada cual tiene su singularidad. Y al cambiar de decena no han cambiado …

evolucionconsciente.org

Señoras y señores, en el cul… perdón perdón. Quería decir que todo va a depender de nuestra actitud. Al cumplir más o menos años no se gana en madurez (a las pruebas me remito 😛 )ni en sabiduría ni “ná de ná”. Al cumplir más años (y da lo mismo que sean 40, 41 u otra cifra) lo que se tiene es más experiencia, tu mochila pesa más (o no), tu bagaje es mayor y has vivido más historias e histerias. Sin embargo, que todo eso te haga mejor persona, te influya en tu forma de ser y te sirva, dependerá de tu actitud, de tu aprendizaje, de tu disposición a sacarle el jugo a todo eso vivido y aprovecharlo en tu beneficio personal. En una palabra: evolución.

Si todas tus vivencias no te han servido para darte cuenta de lo realmente importante; si tus fracasos sólo han sido eso, fracasos; si no has sentido la necesidad de seguir intentándolo una y otra vez; si no te has dado el poder de quererte a ti mismo/a; si no te has reído de ti mismo/a más de una vez al día… si no has ido aprendiendo de cada paso, ni aunque cumplas 2.000 años serás capaz de hacer o ser todo eso que dicen estos artículos.

Como decía aquel anuncio: “no pesan los años, pesan los kilos

¿Cuántos kilos de (ponga aquí su sustantivo preferido) has acumulado? ¡Pues eso!
Ale, a engordar 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: