Déjame recorrerte

Déjame recorrerte

Déjame recorrerte

Lentamente, sin prisa

Saborear todos tus rincones

Explorar cada poro de tu piel

 

Déjame recorrerte

A la luz mortecina de la luna

Déjame llenarme de ti

Déjate seducir por mi

 

Déjate querer

Déjame quererte

 

 

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: